sábado, 16 de junio de 2012

Fernando Reyes


Fernando Reyes (México, D. F.). Estudió la Maestría en Literatura Mexicana en la UNAM. Becario de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Ha sido profesor por 20 años (desde niños que escriben cuentos hasta universitarios que redactan su tesis). Ha compilado y editado una decena de antologías literarias (con temas como besos, fiestas, perros, perversiones, groserías y esperanzas). Ha escrito poesía (El pez goloso de tu lengua, Y el corazón apalabrémonoslo), cuento (No somos tiernas las suripantas), minificción (Cuentos para incendiar la oscuridad), novela (La filósofa, la jinetera y el Comandante, ¿Quién mató a la maestra Rosita?), crónica (Boleros y tánatos, Escritores y otras monstruosidades) y ensayo (Si este silencio hablara, Escribir desde dentro). Escribió el primer libro comible y más cuentos infantiles. Ha escrito en publicaciones institucionales y marginales. Disfruta lo mismo leer en la UNEAC de Cuba que en el antro gótico Dadá X, en la Universidad de Texas que en la cárcel de Santa Martha, en el Palacio de Bellas Artes o en el metro Bellas Artes.



DAÑADOS

Les dije que yo no era lo que habían planeado. Les dije que no esperaran tanto de mí. Les dije que no era el padre perfecto. Les dije que yo también tenía debilidades. Les dije que no me presionaran. Les dije que explotaría tarde o temprano. Les dije que no me dejaran solo. Les dije no que me incendiaran de coraje. Les dije que no pagaran el recibo del gas. Les dije que no me dejaran cerca ningún encendedor.
          Les dije que me perdonaran. Y salí corriendo.


***

“¿Quién cometió el crimen?”, preguntó Truman Capote. “¿Cuál crimen?”, se cuestionó Kafka angustiado. “Hay varios sospechosos”, aseveró Conan Doyle con la jactancia de un Sir. “Hay que comprobarlo primero”, advirtió Chesterton con sabia humildad. Dostoievski solamente callaba, con las manos sudando. De repente, todos voltearon y escucharon la voz de Carroll que salía a través del espejo: “El sospechoso confesó. El juicio ya está hecho, solo que hasta mañana se cometerá el crimen.”


***

Uno, dos, tres, cuatro… y antes de que llegara la bruja con su manzana envenenada; papilomas y espiroquetas ya habían terminado con la princesa.


***

Litros y litros de los más finos champuses y acondicionadores llenaban el carrito de compras de Rapunzel. El príncipe, mientras sacaba la tarjeta de crédito, solo envidiaba las tijeras de Dalila.


BORGEANAS

I
Sólo existe una manera en que el reflejo de dos espejos encontrados pueda mirarse: en el infinito de tus ojos.

II
siwxyzmilwxyzmonoswxyzescribieranwxyzsinwxyzpararwxyzporwxyzlawxyzeternidadwxyzescribiríanwxyzlawxyzliteraturawxyzdewxyztodoswxyzloswxyztiemposwxyz

III
Un libro es una rayita más al tigre.

IV
De grano en grano se hace la arena, que contiene todos los mares. De letra en letra se conforman todas las bibliotecas del mundo. De mirada en mirada se construye la humanidad entera. De beso en beso hemos construido esta cadena.

V
La salida al más complejo de todos los laberintos se encuentra en el primer paso.

VI
Unos dicen que la peor pesadilla de Jorge Luis fue no haber sido feliz. tal como él confesó. Otros opinan que la peor fue quedarse ciego. Unos más dicen que no haber ganado el Nobel. Nadie tuvo razón. Todo depende desde el aleph con que se mire.

VII (con epílogo de Lewis Carroll)
Cuando has perdido a la reina, al alfil y a la torre, sólo queda disfrutar, o tener la esperanza de que tu contrincante pierda la cabeza.


Sitio web: Fantasiofrenia


3 comentarios:

Yunuén Rodríguez dijo...

La verdad, no me gustó esta selección. Tampoco me agrada la "fanfiction". Ni hablar, a veces pasa.

Rivela Guzmán dijo...

¡Hola, José Manuel!

Pasé a ver la Antología y la sigo. :) Gracias por comentar en mi microrrelato del Vendaval. :)

Saludos.

~Rivela

LaLa dijo...

Yun: Es parte de la diversidad del microrrelato, hay estilos que nos gustan más que otros, eso es lo más interesante porque el lector siempre tendrá su opinión.

Gracias por comentar, saludos
Diana